Gustavo Santos, ministro de Turismo de la Nación: “El trade participa cada vez menos de los viajes”

0
276

El titular de la cartera de Turismo explicó que en algunos mercados las agencias y operadores tienen una participación menor a un dígito y que eso debe ser considerado a la hora de definir políticas públicas de promoción. A poco de cumplir la mitad del mandato al frente del MinTur, Santos también se refirió a los rumores de baja de rango del Ministerio, a las metas del Plan de Turismo, el impacto de la demora en la efectivización de la “revolución de los aviones”, las elecciones en la CAT y los cambios en el Inprotur.

A semanas de cumplir la mitad del mandato como ministro de Turismo, durante poco más de media hora Gustavo Santos hizo un repaso del estado de situación de la actividad y adelantó los próximos pasos de la cartera que conduce.

En este sentido, con las agujas del reloj corriendo contra el objetivo de llegar a 9 millones de turistas extranjeros en 2019, el funcionario dijo que confía en cumplir las metas previstas, aunque admitió que la demora administrativa de casi un año para tener implementada la “revolución de los aviones” alteró las expectativas iniciales. En esa línea, Santos aclaró que no le preocupa que el receptivo crezca a un ritmo mucho menor que el emisivo, ya que vuelve al mercado argentino atractivo para las aerolíneas.

En cuanto a las elecciones en la Cámara Argentina de Turismo (CAT) negó cualquier tipo de intervención, pero reconoció que influyó para que la definición del próximo presidente de la entidad se postergara hasta después de los comicios legislativos nacionales.

En otro pasaje de la entrevista que dará pasto a los comentarios del sector de las agencias y operadores, el Ministro sostuvo que hay una tendencia cada vez más marcada hacia la desintermediación y que las agencias y operadores significan un porcentaje menor de los arribos internacionales al país.

Bajo la lupa de ese diagnóstico habrá que leer las referencias del ministro respecto al inicio de una segunda etapa de la gestión del Inprotur (ya evidente en el cambio de nombres y reasignación de recursos), en la cual se hará hincapié en las estrategias digitales de promoción.

 

LA META NO SE MUEVE.

-¿Cuán lejos están de conseguir el objetivo de 9 millones de turistas internacionales arribando a Argentina en 2019? ¿Hay un replanteo de esa meta en vistas de que hoy parece lejano su cumplimiento?

-No, hasta el momento esas son las metas. Esperaba poder contar desde mediados de este año con toda la batería aerocomercial ya en funcionamiento. El proceso se dilató un poco y lo vamos a tener a full a mediados del año que viene. Con lo cual hay un año de diferencia respecto de lo previsto, que en su momento veremos cómo lo manejamos.

Pero, en principio, mantenemos la meta de 9 millones de turistas en 2020. Y también estamos convencidos de que en turismo interno estamos próximos a esos objetivos (N. de la R.: el Plan prevé 70 millones de viajeros en 2019).

Indudablemente, sobre todo con el turismo receptivo, estamos un 100% atados a la conectividad, que es la infraestructura que determina la posibilidad real que tenemos de conseguir esos números.

A finales de 2018 revisaremos las metas, porque ahí tendremos claro cómo está funcionando todo el sistema que habíamos montado para incrementar la cantidad de asientos. Pero por ahora las mantenemos, porque por ahí se produce el efecto explosión. Yo estoy convencido de que hay un aspiracional muy fuerte por Argentina. Los límites para crecer son la cantidad de asientos y el precio. Esos dos componentes se modificarían con el ingreso de nuevas aerolíneas y el efecto low cost, que va a bajar el costo de venir al país.

 

-A casi un año de la instrumentación de la devolución del IVA en hotelería, ¿qué balance hacen de sus resultados y con qué números cuentan acerca de su impacto fiscal vs. la generación de divisas?

-Ha funcionado bien. No tenemos datos exactos, pero sí el informe de Visa que marcaba un crecimiento notable (del 40% al 50%) del uso de tarjeta de crédito. O sea, estamos hablando de crecimiento de facturación en Argentina a partir de la medida. Que se suma al fenómeno que significó el aumento del turismo internacional por vía aérea, que es el que genera el gasto y maneja la industria. Ese viajero viene creciendo en forma constante desde agosto del año pasado.

 

-Es cierto que el receptivo crece desde agosto del año pasado. Pero, ¿le preocupa que el emisivo crezca mucho más y que por cada ruta internacional que se abre se vayan más turistas que los que ingresan?

-No me preocupa. Eso también va a tener un techo. Y si nosotros vamos a explotar en conectividad también tiene que ver con que los argentinos viajan mucho. Es decir, un componente de la decisión que toma la aerolínea para empezar a volar a Argentina es que hay un mercado que genera caudal, de otra manera no vendrían.

 

-¿Por qué se demoró esa explosión de conectividad de la que habla?

-Fueron demoras de perfil administrativo. Es un proceso que tiene tiempos, que se extendieron un poco más de lo que hubiéramos querido. Eso hace que jugadores claves como Norwegian, que es el que más aviones va a poner para volar al exterior, seguramente empezará a operar a mediados del año que viene.

 

LA ENCRUCIJADA DE LA INTERMEDIACIÓN.

-Muchos empresarios comentan que las cifras de arribos internacionales no se condicen con lo que las agencias receptivas verifican en sus escritorios. ¿Por qué cree que las agencias no están captando eso que muestran las cifras?

-No lo sé. Me lo estaría preguntando si fuera parte de la estructura de una agencia receptiva. Lo que sí puedo decir es que el trade participa cada vez menos de los viajes. Varía según los mercados, pero en algunos está por debajo de un dígito del total de los arribos. Es un dato de la realidad.

El fenómeno digital además va creciendo y los millennials, que van a terminar siendo los consumidores, se manejan en forma automática y personalizada, sin ninguna intermediación.

El gran desafío del trade es agregar valor. En la medida que lo hagan va a crearse un nicho de mercado. Si no agregan valor no va a tener sentido pagar una intermediación.

Por otra parte, hoy hay un principio de la economía muy fuerte en la sociedad, donde el costo tiene mucho que ver en las decisiones.

 

-Buena parte de lo que pierde por el trade se deriva vía Booking o canales informales de economía colaborativa…

-No me refiero a eso. El consumidor está tomando las decisiones en forma directa. Después se fija en el alojamiento, ese es otro proceso de decisión. Pero la primera decisión es si viaja en forma directa o a través de un intermediario.

Esto es un dato objetivo, no significa que yo tenga una posición tomada. Si por mí fuera me encantaría que la elección pasara por el trade, porque eso nos permitiría hacer mucho más manejable el trabajo desde el punto de vista de la política pública.

De todas maneras, continuamos estimulando ese canal participando de las ferias tradicionales y con toda nuestra estructura de apoyo al trade. Insisto, si manejara el 50% o el 60% del mercado para nosotros sería todo mucho más fácil.

 

“ESPECULACIONES PERIODÍSTICAS.”

-Hace un par de meses tuvo que salir a desmentir que el Gobierno hubiera decidido bajar de rango al Ministerio. ¿Es un tema descartado? ¿Por qué cree que pareciera como si Turismo estuviera todo el tiempo rindiendo examen?

-Yo no siento que estemos rindiendo examen. No sé de dónde sacan eso ustedes.

 

-Sin ir más lejos en estos días salió una nota en La Nación incluyendo a Turismo entre los ministerios menos conocidos y de bajo perfil.

-Son dos cosas distintas. Yo dije en esa nota que mi sector no tiene un perfil bajo, sino que es el ministro quien lo tiene. Pero una cosa es hablar de perfil bajo y otra de una modificación del área. No creo que Turismo esté en tela de juicio, sino al revés. Es una de las áreas que más ha generado desarrollo económico. Fuimos uno de los primeros sectores en reaccionar. Hoy ese impulso renovador se ha extendido a casi todas las otras actividades.

 

-¿Nunca tuvo que defender el rango del Ministerio?

-No. No tuve que defender nada. Sólo fueron especulaciones periodísticas. Jamás estuvo el tema planteado sobre la mesa.

 

PLATA NO FALTA.

-¿Cuenta con el presupuesto necesario para hacer todo lo que tiene ganas de hacer por el sector o el año que viene va a ser más ajustado que en 2017?

-Nosotros tenemos una partida presupuestaria que proviene del DNT. Ese 5% de los pasajes al exterior es lo que mantiene nuestro financiamiento. Con eso nos manejamos. Te diría que lo hemos hecho bien con esos fondos y así lo seguiremos haciendo. El dinero rinde en la medida que uno gasta mejor y no innecesariamente. No vamos a tener un problema con el presupuesto.

 

-¿Reciben efectivamente el 100% de lo recaudado por el DNT?

-Sí, sí, eso es lo que recibimos, según lo que está en la ley de Turismo.

 

-¿Entonces por qué hay una baja en términos reales del Presupuesto de 2018?

-No, no hay una baja en términos reales del presupuesto. Nosotros tenemos los ingresos del DNT.

 

-Sí, pero hay una baja en términos reales del Presupuesto.

-Puede ser en función de lo que estimás recaudar. Nosotros no tenemos bajas o altas del presupuesto. Tenemos lo que recaudamos del DNT, que se distribuye 60% para el Ministerio y 40% para el Inprotur.

 

-Teniendo en cuenta que hubo una reducción de las acciones en el exterior, ¿qué cosas se consideran gastos innecesarios?

-Lo que pasa es que nosotros estamos replanteando nuestra estrategia promocional, incorporando un capítulo que no existía en la política promocional del MinTur. Se trata de la promoción digital. En un mundo donde el 70% de las definiciones comerciales se las toman en Internet, Argentina carecía de una estrategia de promoción digital, cero. Entonces, simplemente se están reemplazando determinadas acciones tradicionales, que finalmente tienen un impacto poco medible, por actividades digitales que sí se pueden mensurar y te generan un feedback permanente, que a su vez te permite un ajuste diario en la toma de decisiones.

 

-¿Cómo se leen los cambios de funcionarios en el Inprotur?

-Son ciclos que se cumplen y cambios en la decisión de lo que queremos hacer. Entonces uno busca un perfil más adecuado a lo que se pretende. Estoy muy agradecido con las dos personas que han dejado su cargo, Marcelo Costa (Promoción) y Marina Dasso (Administración y Finanzas), por el trabajo realizado en esta primera etapa. Pero necesitábamos hacer ajustes para dar un segundo salto cualitativo que nos permita alcanzar las metas que nos habíamos planteado.

Por el lado de Promoción estamos buscando personas con un mayor dominio de lo digital, porque eso supone una competencia.

En cuanto a la Administración estamos detrás de una cabeza más 360°, gente que esté vinculada al turismo y no sea un mero profesional de las Cs. Económicas. No tenemos tiempo de explicar, tenemos que acelerar y trabajar como un gran equipo integrado.

 

HAYA PAZ MUCHACHOS.

-Hace varios meses se reunió con Aldo Elías y le dio la aprobación a su postulación. Unas semanas atrás apareció en Clarín junto a Ricardo Boente en una nota donde se presentaba como futuro presidente de la Cámara Argentina de Turismo. ¿Cuál es su posición respecto a la sucesión en la CAT?

-Yo me saco fotos con todo el mundo. Soy amigo de casi todos los muchachos que trabajan en el sector privado. Espero que esto se resuelva por la vía del consenso y el diálogo. Los conozco a todos y ya trabajamos juntos. Por lo tanto, para mí es una cosa absolutamente natural. No voy a tener absolutamente ninguna intromisión. Ojalá pudiera haber una sola lista, pero son decisiones que tienen que tomar ellos.

 

-¿Se juntó a charlar con los candidatos?

-He tenido reuniones previas. Pero he evitado en el último tiempo reunirme con ellos para que no parezca una intromisión.

 

-¿Nunca le pidieron una suerte de “arbitraje”? No sería la primera vez que sucede.

-No. Y si me lo pidieran no sé si correspondería. Creo que esto lo tiene que resolver el sector privado. Tiene la entidad suficiente para hacerlo sin el arbitraje de ningún ministro. Esa es otra cosa que quiero cambiar.

Uno trata de orientar determinadas cosas. Entonces sí hice la sugerencia de que el cambio de mando se haga después de las elecciones nacionales. Lo hice con el objetivo de evitar que entrara una nueva gestión que, sin haber hecho la experiencia suficiente, le tocara un proceso eleccionario que -por ahí- le hiciera cometer un error político innecesario. Mi planteo fue por una cuestión de preservación para los que vinieran.

 

-¿Le preocupa que puedan quedar cicatrices o un sector privado dividido?

-Yo espero que no. Ojalá se pueda llegar a un acuerdo. Los dirigentes no son tantos y son casi siempre los mismos. Hacemos falta todos.

 

EL BOOKING DEL MINTUR APLAZADO A 2018.

-Hablando de la integración público-privada, ¿le generó decepción la falta de apoyo de los privados y sus entidades a la plataforma de comercialización del MinTur?

-No me tienen que sacar ni dar el apoyo a mí o al proyecto. Lo que nosotros hemos puesto en marcha es un proyecto que favorece al sector privado, sobre todo al alojamiento en la temporada baja. Es una plataforma que tiene claros sus objetivos: el turismo interno, las temporadas bajas y los precios promocionales. Eso va a estar al servicio del sector privado, sin costo alguno. Por lo tanto, quitar o dar el apoyo no es lo importante. Lo usará el que crea que le es conveniente.

 

-¿Está demorado porque no se suman los prestadores?

-No. Es un sistema que cuando lo pongamos en marcha definitivamente no nos puede fallar. Por ende, hay que probarlo suficientemente. Actualmente se está produciendo la carga de los proveedores y hemos estado trabajando mucho en capacitaciones en las provincias para que sepan cómo utilizar el sistema. También queremos que participen los operadores.

Lo que pretendemos es estimular vía precio un achicamiento del ratio entre la alta y la baja temporada en Argentina. Las camas y los asientos no se estoquean, con lo cual cualquier precio siempre es más que cero.

 

-¿Cómo se van a complementar con la plataforma que están promoviendo la Fehgra, la AHT, la Faevyt y la Ahrcc?

-No sé. No la conozco técnicamente. Sé que estaban trabajando juntos y que íbamos a complementarnos. Entiendo que son cosas diferentes, pero absolutamente complementarias. La oferta de una se conectaría con la nuestra cuando se trate de temporada baja y precios promocionales.

 

-¿Cuándo piensan lanzarla?

-Espero que podamos largarla el año próximo. Es una herramienta útil y que además nos va a permitir encaminar la promoción interna a partir de un sitio donde va a estar toda la oferta.

 

LAS DEL ESTRIBO.

-¿Está listo el acuerdo con el Ministerio de Educación para asegurar los dos meses de vacaciones en verano?

-Venimos hablando para que las clases empiecen en marzo, aunque son decisiones federales que están en manos de las provincias. Pero esperamos llegar a un acuerdo como el año pasado. Perfectamente el lunes 5 de marzo podría ser el inicio de clases. Si bien no es una decisión unilateral nuestra.

 

-¿Cómo pueden impactar en Turismo el resultado de las elecciones?

-Argentina ha producido un cambio notable y el mundo lo ha reconocido como tal. Esto abre mejores condiciones para recibir inversiones, que por supuesto necesitan tener claridad en las reglas de juego a mediano plazo. Por eso una elección se vuelve trascendental. Pero creo que la mayoría de los argentinos han tomado una decisión de cambio y saben muy bien lo que no quieren nunca más.

 

-En caso de salir fortalecidos de las elecciones, ¿en qué temas le gustaría avanzar legislativamente con la nueva configuración del Congreso?

-Nosotros hemos tenido un modelo de gestión bastante extraño para Argentina, como ha sido gobernar satisfactoriamente y tomando decisiones trascendentales sin tener mayoría legislativa. Lo que demuestra que el diálogo y la racionalidad es posible en nuestro país.

Me interesaría que podamos legislar sobre los nuevos desarrollos de destinos y productos que estamos generando. Legislar una política de turismo sustentable hacia adelante, porque tenemos que ser la gran oferta de naturaleza para el mundo. El destino que gestione naturaleza desde la preservación, pero también puesta en función del desarrollo humano va a ser el gran producto turístico de la próxima década.

Fuente: http://www.laagenciadeviajes.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here