Los 5 balnearios más importantes de Budapest

0
495

Los 118 manantiales de los que emanan cada día más de 70 millones de litros con una temperatura de entre 28ºC y 80ºC, atrajeron a los romanos y turcos durante el tiempo que estuvieron asentados en la ciudad, creando baños para aprovechar estas saludables aguas, algunos de los cuales se conservan aún en la actualidad.

Pero realmente, fue en el siglo XIX cuando volvieron a ponerse en auge y se construyeron nuevos balnearios que todavía hoy os podréis bañar, e inclusoBudapest recibió en 1.934, el reconocimiento oficial de Ciudad de los Balnearios.

En la mayoría de los balnearios que visitéis os alquilarán las toallas, una taquilla con una pulsera que funciona de llave para que dejéis vuestras cosas con total tranquilidad, gorros de baño si fuese necesario, e incluso encontraréis secadores de pelo. Por ello, sólo tenéis que recordar llevar unas chanclas o calzado de baño para no andar descalzos, y algún peine para salir preparados para la fiesta.

Debido a la gran cantidad de balnearios interesantes en los que relajarse y la falta de tiempo durante el viaje, nos hemos decidido a hacer una lista de consejossobre los 5 que no os podéis perder.

Balneario Gellert

Baños Gellert, en Budapest, Hungría

Fue construido en el año 1.918, y en la actualidad se encuentra situado dentro del hotel que lleva el mismo nombre. Lo mejor de este balneario son sus estatuas, mosaicos y vidrieras aún conservadas, con una elegante piscina principal, no climatizada, rodeada de grandes columnas, que ha sido escenario de anuncios televisivos en numerosas ocasiones, aunque dispone en total de 9 piscinas terapéuticas, otra termal, de olas, de burbujas y una piscina infantil.

Está situado en la parte sur de Buda y la parada en la que os tenéis que bajar esSzent Gellért tér, tanto en los tranvías 18, 19, 41, 47 y 49 como en los autobuses 7, 86, 173 y 233E.

Tienen un horario de apertura de 6 a 19 h. de lunes a viernes, y sábados y domingos hasta las 17h., y el precio de la entrada es uno de los más caros, con un coste de entre 3.800 y 4.200 florines (13,23 € y 14,62 €).

Balneario Széchenyi

Fue inaugurado en 1.913 en estilo neogótico, y aunque es el más turístico, este es el balneario con el que tenéis una cita ineludible, no sólo por su elegancia sino por ser el recinto termal más grande de Europa.


Baños Szechenyi, en la capital húngara

Mientras nadaba en las cálidas aguas de la piscina al aire libre, iluminada con la agradable luz de los focos que la rodean y disfrutando de unas maravillosas vistas de la luna, me sentía dentro de esa foto de Budapest que tantas veces había visto pero que nunca hubiera imaginado tan relajante.

El recinto alberga un total de 15 piscinas, 3 de ellas al aire libre, las cuales se surten de pozos subterráneos a más de 900 m. de profundidad, con agua caliente a 78oC y que fueron excavados en 1.870, además de saunas, baños de vapor y salas de masajes.

Es el único que se encuentra en la zona de Pest y para llegar tendréis que atravesar el encantador parque de cuento Városliget, que está justo detrás de la Plaza de los Héroes, y la estación de metro más cercana es Széchenyi fürdo, en la línea amarilla M1.

El precio oscila entre los 2.900 y 3.750 florines (10,10 € y 13,05 €), según los servicios que vayáis a contratar, y os aseguro que merece la pena pagarlos.

Balneario Rudas

Los baños Rudas fueron edificados en 1.550 durante la ocupación otomana de la ciudad, siendo muy similar a los que puedan encontrarse en Turquía, con una piscina octogonal coronada por una gran cúpula de 10 m. de diámetro rodeada por piscinas más pequeñas a diferentes temperaturas. También tienen diferentes saunas en las que se va incrementando la temperatura, para terminar con una sala llena de cubos de agua helada que caen tirando de rudimentaria cuerda, una divertida forma de tonificarse y mejorar nuestra circulación.

Baños Rudas, en Budapest, Hungría

Los tranvías 18, 19 y 41 os llevarán hasta allí, a la estación de Döbrentei tér. Está abierto los lunes, miércoles y jueves sólo para hombres y el martes sólo para mujeres, de 6 h. a 20 h., y durante estos días no es necesario el uso de bañador. El viernes, sábado y domingo el baño es mixto y están abiertos de 6 h. a 19 h., y el precio de la entrada es de aproximadamente 3.600 florines (12,50 €).

Os recomiendo que para aprovechar vuestra estancia al máximo, al igual que hice yo, dejéis la visita de este balneario para el viernes o sábado por la noche, que también abren de 22 h. a 4 h., tanto para hombres como para mujeres, y luego podéis continuar la noche en la discoteca al aire libre Romkert, abierta durante el verano a partir de finales de abril, y así ver amanecer mientras bailas debajo del Monte Gellert.

Si tenéis suerte u organizáis vuestro viaje con antelación, incluso bailaréis dentro del agua, ya que una vez al mes organizan Cinetrips, y amenizan el baño con luces y dj’s.

Desde mi punto de vista, las taquillas, las duchas y los aseos, son los mejores de los diferentes balnearios que visité en Budapest, y el balneario en sí toda una experiencia, pero tened en cuenta que no alquilan toallas, al menos en el horario nocturno.

Baños Király

En 1.565, los otomanos pensaron que en el caso de que la ciudad estuviera sitiada, no habría forma de acudir a ningún balneario, y decidieron, siendo precavidos, trasladar el agua termal del que se llenan los baños Lukács, a través de una tubería de pino hasta el mismo centro de la ciudad.

Baños Kiraly, Budapest, Hungría

Son del mismo estilo que los baños Rudas pero mucho más pequeños, por lo que conviene reservar con anterioridad, por si al llegar el aforo estuviese completo. Es aconsejable que llevéis vuestra toalla.

Los días de acceso masculino son los lunes, miércoles y viernes, y se convierte en un popular lugar de encuentro gay. Los martes, jueves y domingo son para las mujeres, y la estancia está limitada a 2 horas en días laborables y 1.30 h. los fines de semana y festivos, pero es de los más baratos con un precio de sólo 1.300 HUF (4,50 €).

Está situado en Fö utca, y podréis llegar hasta allí en el tranvía 19 y las líneas de autobús 60 y 86.

Baños Lukács

Probablemente sean los menos frecuentados por turistas, pero son muy conocidos por sus beneficiosas aguas, especialmente tratando trastornos digestivos, y por haber sido en 1.950 el lugar de reunión de intelectuales y artistas de Budapest.

Baños Lukacs, en Budapest, Hungría

Cuenta en total con 7 piscinas, 5 de las cuales son termales, pero lo mejor es que están rodeadas por un parque lleno de árboles que te ayudarán a evadirte del mundo.

Se encuentra en Buda, frente al sur de Isla Margarita y el medio de transporte que más cerca tiene la parada son las líneas de autobuses 6 y 86, y podéis acudir de lunes a sábado de 6 a 19 h., y los domingos sólo por la mañana de 6 a 13 h., por un precio de 2.100 florines (7,30 € aprox.)

Disfrutar de los balnearios es uno de los imprescindibles durante tu viaje, pero por suerte, es una ciudad que ofrece muchos más, sitios interesantes y diversión. Por ello, aquí te dejamos los 14 mejores lugares que visitar en Budapest.

Fuente: https://bit.ly/2JGA2gD

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here