Profesionalización de los complejos termales

0
23

Por Maximiliano Pérez Joos

La profesionalización de todos los agentes del complejo marca un compromiso empresarial hacia el cliente, y la puesta en práctica por parte de los funcionarios demuestra una responsabilidad compartida por el bienestar y la seguridad del visitante.

Un turista cuidado es hacerlo sentir seguro

Al tratarse de complejos termales que utilicen agua mineromedicinal no basta proteger al turista de un daño accidental “físico-motriz”, como puede ser una caída a causa de un resbalón por no contar con un piso apropiado, la falta de pasamanos, entre otros, sino que además hay que advertirlo de los posibles efectos adversos/negativos que pueden ocasionar el mal uso de éstas aguas. En el caso de aguas con alto contenido de minerales, se suele recomendar permanecer por periodos no mayores a los ´15 minutos, de ´20 a ´30 en reposo y volver a ingresar, claro de que cada complejo debería conocer los efectos de las aguas y contar con un profesional médico que de las indicaciones pertinentes teniendo en cuenta la edad y afecciones con las que recurra el visitante. Además de la mineralización la temperatura del agua al que se ingresa también puede afectar al bañista, por eso la mayoría de los complejos cuentan con varias piletas a diferentes grados, incluso alguna a temperatura ambiente o fría para alternar el tratamiento.

Por más viajeros mimados

En cuanto a los servicios, el equipamiento de un complejo termal ya no se acota solo a piletas. Contar con un spa ya es habitual en la mayoría de los destinos que ofrecen turismo salud, dentro de éstos, los visitantes esperan disfrutar de saunas, salas de relax, salas de masajes en las que se ofrecen tratamientos corporales y faciales, variedad de masajes (descontracturantes, relajante, piedras calientes, reflexología) y aparatología como cavitador ultrasónico, cabina de ozono, camas bronceadoras, ondas rusas, entre otros que diversifican las opciones a la hora de encontrar beneficios para la salud, belleza y bienestar. Por supuesto que es imprescindible (o así se lo recomienda) que cada uno de estos servicios sea  brindado por profesionales especializados que cuenten con la experiencia pertinente.

Enriquecer el capital humano

Entonces, ¿qué sería profesionalizar al personal del complejo? Significa contar con un personal capacitado en atender y responder las demandas del cliente velando por su seguridad y bienestar. Se debe discernir que el rol del personal de un hotel de playa no es el mismo que tiene en un hotel con complejo termal, por la simple razón que las demandas de los turistas son dispares. La ubicación del sector piletas, profundidad de las mismas, temperatura de cada una de ellas y un leve conocimiento de sus propiedades o efectos adversos por mal uso no debe acotarse a un panfleto, cartel o el personal permanente de la pileta, en caso de que los haya, dado que en muchos destinos por falta de asesoramiento turístico no cuentan ni con lo más elemental. Indiscutiblemente esto repercute en la calidad del servicio, aquellos espacios donde el cliente recibe asesoramiento, se encuentra acompañado por expertos durante su estadía y halla respuesta a sus necesidades se convierte en un sincero destino en turismo de bienestar, siendo así, mucho más que termas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here