El termalismo, una costumbre ancestral en el Pirineo francés

0
109

El termalismo está fuertemente arraigado en el Pirineo francés desde hace mucho tiempo y conoció su mayor auge en los siglos XVII y XVIII, siendo hoy en día el complemento ideal a las jornadas de esquí

El Pirineo francés es un destino tan cercano como poco conocido. El amante del esquí tiene a su disposición en la vertiente vecina de la cordillera nada menos que 38 estaciones a elegir. Son dominios de dimensiones humanas, la mayor parte de ellos de titularidad municipal y donde la práctica del esquí convive sin estridencias con la vida apacible de sus pueblos y una tradición que se remonta en el tiempo como es el termalismo.

El siglo XVII, punto de arranque

Son numerosos los centros termales en el Pirineo francés. Las cualidades naturales de sus aguas han facilitado su crecimiento, que conoció su primer gran auge cuando en el siglo XVII la corte francesa empezó a frecuentarlos atraídos por las propiedades curativas y relajantes de estas aguas. No obstante, fue durante el Imperio romano cuando se descubrieron multitud de fuentes y empezaron a excavarse las primeras piscinas.

La madre de Napoleón III, la reina Hortensia de Beauharnais, era una gran aficionada a restas aguas y su hijo, el rey-emperador, fue quien creó la Route Termale después de la curación de su esposa, Eugenia de Montijo, tras el parto difícil de su único hijo, Napoleón Eugenio Luis Bonaparte. Su progenitor dotó a la zona de las infraestructuras necesarias que mejoraron su comunicación con el resto del país, como la línea de tren entre París y Tarbes.

Las aguas sulfurosas alimentan estos centros que salpican la geografía del territorio. Los hay de todo tipo, desde modestas fuentes a modernas instalaciones de lujo a las que no les falta detalle alguno. Los ‘spas’ se han constituido desde ya hace tiempo en el complemento ideal para concluir una jornada de esquí, cambiando la adrenalina de los descensos en las pistas por la placidez de un baño en aguas a 40 grados, al aire libre y rodeado de unos parajes y cimas espectaculares.

Les Bains du Rocher de Cauterets

Cauterets ostenta Les Bains du Rocher como uno de sus símbolos de identidad. Fueron unos de los primeros y en la actualidad es uno de los centros termales más completos del Pirineo francés. Alimentados por once fuentes, sus aguas cloro sulfurosas son una buena ayuda para la curación de reumatologias, artrosis y vías respiratorias.

Ya en el siglo XVI gozaba de una gran reputación y Cauterets se convirtió en destino de la realeza y nobleza continental. Margarita de Navarra, Catalina de Medicis o Francois Rabelaisfueron de los primeros en frecuentar esta encantadora villa atraídos por la bondad de sus aguas.

En la actualidad Les Bains du Rocher ofrecen 2.500 metros cuadrados de instalaciones lúdicas y relajantes con infinidad de tratamientos personalizados.

Hammam natural único en Bagneres de Luchon

En Bagneres de Luchon el termalismo conoció su auge en el siglo XVIII pese a que ya en el año 76 a.c. los romanos disfrutaron de sus aguas excavando las primeras piscinas. Ciudad termal por excelencia, son tres los centros que ofrecen la bondad de esta práctica. En Bagneres de Luchon se encuentra el Vaporariumúnico hammam natural de Europa cuyas galerías de más de 150 metros conducen a un relajante baño de vapor de agua termal.

Aquensis en Bagneres de Bigorre

Bagneres de Bigorre es etapa obligada en la ruta termal. Aquensis es su espacio de ‘apres ski’ emblemático: tres mil metros cuadrados dedicados al cuidado del cuerpo. Impresionante su nave central con una espectacular cúpula de madera.

Sensoria Rio en St. Lary

En Saint Lary, el Sensoria Río (mercuresensoria.com) es uno de los grandes centros termales del Pirineo Francés. En pleno centro del pueblo, propone diferentes zonas para disfrutar del agua de maneras distintas con un servicio de balneoterapia muy completo

Les Bains du Couloubret en Ax les Thermes

En Ax les Thermes son les Bains du Couloubret el espacio termo-lúdico de referencia pero todo el pueblo está salpicado de fuentes de las que mana agua rica en sílice, sodio y especialmente de sulfuro y azufre. Mencionar también el Balneario Teich, de inicios del siglo XIX, que empezó siendo unas sencillas cabañas para acabar siendo un gran edificio.

Balnéa, al lado de Peyragudes

Muy cerca de Peyragudes, en Loudenvielle, se encuentra Balnéa, uno de los más modernos centros termales de la zona, que conforma un escenario funcional y rodeado de un paisaje único. Cuenta con cuatro espacios diferenciados -baños amerindios, romanos, japoneses e incas- con su propia ambientación para un recorrido completo y relajante.

Angleo, el estreno de temporada de Les Angles

La estrella de esta temporada en la región es Angleo, el centro que estrena Les Angles, recién inaugurado y que se ubica donde antes estaba la piscina municipal y otros establecimientos de ocio. Un apres ski de alto standing, con una piscina de agua caliente de 140 metros cuadrados, piscina exterior, zona infantil, saunas, hammams y todos los servicios que hacen de Angleo la instalación más moderna del Pirineo francés.

Fuente: Santi

https://bit.ly/2YnLANl

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here