¿Que es el termalismo?

0
394

El termalismo engloba una serie de conceptos relacionados con los usos del agua

mineromedicinal o mineral natural –ya sea termal o no– de mar o lago salado, y todos los

elementos que la acompañan, es decir, el clima, los sedimentos de esas aguas, o derivados

como pueden ser los gases que de ellas se desprenden.

Se puede definir como el conjunto de medios médicos, técnicos, higiénicos, sociales y hosteleros al servicio

de la utilización terapéutica de las aguas termales.

En el mundo romano se empleaba el término termas, del latín “thermae” que significa

“baños públicos”, llamados así debido al importante carácter social, además de terapéutico,

higiénico y lúdico que tenían. Son los precursores de los actuales balnearios, a los que se

parecen en muchos aspectos, y, sobre todo, comparten su finalidad, principalmente en las

áreas terapéutica, higiénica y lúdica.

En la actualidad, el termalismo engloba no sólo los conceptos médicos, relacionados

con la aplicación terapéutica de las aguas mineromedicinales y de mar y su eficacia,

fundamentada en la investigación (medicina basada en la evidencia) y en la prevención, sino

también una filosofía o cultura del agua, una búsqueda de la salud y el bienestar de manera

natural.

La importancia actual del hidrotermalismo viene avalada por la Organización Mundial

de la Salud (OMS), que ha incluido el termalismo en la medicina tradicional. Este hecho ha

desarrollado el denominado Termalismo Social, ya que en muchos países las curas termales

se financian a través de los sistemas de salud. En España esta financiación se realiza a

través del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO), permitiendo a un gran

número de personas pensionistas acceder a un tratamiento termal anual adaptado a su

estado de salud.

En torno a la práctica termal en los balnearios se articulan una serie de servicios de

hostelería, actividades sociales, deportivas, etc., que generan muchos puestos de trabajo y

suponen un importante motor económico en zonas, generalmente rurales, que a veces

están aisladas o desfavorecidas. En este gran grupo de establecimientos se encuentran

centros con instalaciones termales y hoteleras de todas las categorías, desde una a cinco

estrellas, lo que permite, no sólo desde el punto de vista terapéutico, sino también turístico,

disfrutar de una cura termal o talasoterápica al alcance de todo tipo de presupuestos.

Algunos conceptos básicos

La Hidroterapia consiste en la utilización, con fines terapéuticos, del agua potable, considerada

como agente físico de aplicación externa.

Etimológicamente la palabra hidroterapia quiere decir tratamiento por el agua.

La hidroterapia es una rama de la medicina física, disciplina que se ocupa del estudio de

las terapias basadas en la utilización de agentes físicos no ionizantes, entre los que se

encuentra el agua.

Cuando se emplean aguas que tienen una mineralización específica –aguas

mineromedicinales y aguas minerales naturales–, a los efectos físicos derivados de la

aplicación del agua como tal se suman los específicos derivados de los factores

mineralizantes. Del estudio de las aguas mineromedicinales se ocupa la Hidrología Médica,

que es una especialidad de los estudios de medicina, que además abarca la hidroterapia, la

talasoterapia, la helioterapia y la climatología médica.

La Hidrología Médica se define como el estudio de las aguas mineromedicinales, marinas y

potables ordinarias, y sus acciones sobre el organismo humano en estado de salud y enfermedad.

Las técnicas hidroterápicas se aplican en centros especializados, generalmente

hospitales, pero también en centros de rehabilitación y recuperación de traumatismos,

lesiones deportivas y enfermedades degenerativas o neurológicas de diferentes etiologías.

Por su parte, la Hidrología Médica, Crenoterapia de los franceses o Balneoterapia de los

alemanes, se prescribe y aplica en los balnearios, que son considerados establecimientos

sanitarios, para lo que deben disponer de un médico e instalaciones y personal adecuado

que les permita desarrollar su actividad de manera profesional.

La Hidrología Médica, como se ha indicado, también se ocupa de la aplicación

terapéutica del agua de mar, y, en este caso, se aplica en los centros de talasoterapia.

La Talasoterapia (del griego: thalassa = mar y therapeia = tratamiento) es la utilización

terapéutica de los elementos del medio marino.

Los recursos talasohídricos son el agua de mar, el clima marino, con todos sus factores,

las algas, la arena y los limos o lodos marinos. En esta definición también se incluye el

empleo del agua de lago salado.

También son muy importantes para la hidrología médica la helioterapia y la cura

climática, que pueden ir asociadas a las anteriores o constituir un tratamiento único.

La Helioterapia es la utilización del sol con fines terapéuticos. No puede aislarse de los

factores climáticos y tiene que cumplir tres requisitos: debe aplicarse de forma sistemática o

con una pauta establecida, de manera adecuada (“a cuerpo desnudo”) y perseguir una

acción terapéutica.

La Climatología Médica estudia los efectos terapéuticos del clima (Climatoterapia) y los posibles

trastornos o alteraciones de la salud (Meteoropatología).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here