El Océano Índico: un verdadero archivo para ver la historia del mundo de una manera diferente

0
127

Por Isabel HofmeyrUniversidad de Witwatersrand y Charne Lavery, Universidad de Pretoria

En muchas playas del Océano Índico, un observador experto detectará fragmentos centenarios de cerámica. Polis por agua de mar, estos fragmentos probablemente se remontan a la época en que la dinastía abasí de los califas en el Medio Oriente y el reino de la dinastía Ming en China eran los principales centros de producción cerámica.

Originalmente destinados a las ciudades portuarias del Océano Índico, estas cerámicas fueron compradas por las élites mercantes acostumbradas a comer en platos refinados. Estos comerciantes formaban parte de vastas redes comerciales que se extendían más allá del Océano Índico, desde África oriental hasta Indonesia, Oriente Medio y China.

La navegación en estas rutas comerciales, de varios milenios de antigüedad, dependía de los vientos monzónicos, que cambian de dirección según las estaciones. Durante mucho tiempo han dado forma al ritmo de la vida oceánica, trayendo lluvia a los agricultores, inflando las velas de dhows y facilitando el comercio entre diferentes zonas ecológicas.

Los vientos monzónicos hacen que el Océano Índico sea relativamente fácil de cruzar en ambas direcciones. En el Atlántico, por otro lado, los vientos soplan en una dirección durante todo el año. Esta es la razón por la que el Océano Índico es la ruta comercial transoceaana más antigua del mundo, a veces conocida como la cuna de la globalización.

Este mundo cosmopolita, que durante mucho tiempo ha fascinado a los especialistas, se ha convertido en un campo dinámico de investigación a pesar de que los investigadores han hablado muy poco sobre el mar mismo, prefiriendo analizar los movimientos humanos, siendo el océano un mero telón de fondo. En una era de aumento del nivel del mar y cambio climático,ahora es importante saber más desde el punto de vista ecológico.

Para comprender mejor estos diferentes aspectos, revisaremos los estudios más relevantes, antiguos y recientes, realizados en el Océano Índico, ya sea que nos hablen de su superficie o de su fondo marino.

Un mundo profundamente cosmopolita

Estos estudios se centraron por primera vez en los contactos culturales que han generado milenios de comercio e intercambios. En primera línea, las ciudades costeras experimentaron tales formas de interacciones materiales, intelectuales y culturales que sus habitantes compartían más puntos en común entre sí que con sus conciudadanos en el interior.

Este mundo fue explorado por el escritor indio Amitav Ghosh en Un infiel en Egipto,que traza los viajes de Abram bin Yiju, un comerciante judío tunecino de la XIIE El Cairo y luego Mangalore, India. El libro contrasta la rigidez de las fronteras de la década de 1980 con la relativa facilidad de viaje al final de la Edad Media en el Océano Índico.

La costa swahilie es otro lugar de este cosmopolitismo. La cultura swahilie, que se extiende miles de kilómetros desde Somalia hasta Mozambique, nació de siglos de interacciones entre África, Oriente Medio y Asia.

Centrándose en ciudades costeras-estados como Kilwa, Zanzíbar y Lamu, las rutas comerciales swahily se han extendido al interior, llegando incluso a los actuales Zimbabue y Persia, India y China. En su apogeo, del siglo XII al XV,cayeron en manos de los portugueses cuando buscaban, en el siglo XVIE siglo, para establecer un monopolio sobre el comercio de especias.

Zanzíbar, Tanzania.
GettyImages

La propagación del Islam en el siglo VII,por mar y tierra, también es parte de esta historia de desplazamiento e intercambio en el Océano Índico. En el 14E siglo, las rutas comerciales en esta parte del mundo estaban casi en su totalidad en manos de comerciantes musulmanes.

A su paso vinieron eruditos, teólogos, peregrinos, clérigos, juristas y sufíes. Juntos, estos grupos han creado marcos económicos, espirituales y jurídicos comunes. El sufismo, la forma mística del Islam, es una parte importante de la historia del Océano Índico, al igual que la fuerza centrífuga del hayy,la gran peregrinación a La Meca.

La colonización europea, un momento en una rica historia

Cuando los portugueses saltaron el Cabo de Buena Esperanza al final del XVE siglo, entraron en lo que muchos llamaron un “lago musulmán”, dominado al norte por los imperios turco otomano, safavid persa e indio mogol. Cuando los holandeses llegaron al Océano Índico en el siglo XVII, “fueron capaces de cruzarlo de un extremo al otro presentando cartas de presentación de sultanes musulmanes en diferentes costas”.

Como señala el antropólogo Engseng Ho en su libro de referencia Las tumbas de Tarim,estas vastas rutas comerciales musulmanas operaban sin ejércitos ni estados.

“LOS PORTUGUESES, HOLANDESES E INGLESES, EXTRAÑOS COMERCIANTES DE UN NUEVO TIPO, TRAJERON SUS ESTADOS CON ELLOS Y CREARON CONTADORES MILITARIZADOS, COMO SUS PREDECESORES VENECIANOS Y GENOVESES EN EL MEDITERRÁNEO, Y SOLÍAN HACER NEGOCIOS A PUNTA DE PISTOLA.”

Los primeros europeos en llegar al Océano Índico tuvieron que adaptarse a las estructuras comerciales vigentes. Pero ya en el siglo XIX,E siglo, los imperios del Viejo Continente han establecido su dominación; su infraestructura militar, de transporte y de comunicación sólo aumentó el flujo de personas.

Como demostró la historiadora Clare Anderson,gran parte de esta movilidad fue forzada y reclutada. Esclavos, siervos, exiliados políticos y prisioneros fueron transportados a estas áreas. A veces, estos sistemas se basaban en una organización preexistente de explotación laboral. Según un estudio reciente,los trabajadores por contrato en asia meridional a menudo eran “tomados” de áreas de la India donde existía la esclavitud. Los viejos y nuevos sistemas de trabajo coaccionado han dado lugar a un archipiélago de prisiones, plantaciones y colonias penales.

Un verdadero archivo, el Océano Índico ofrece una nueva forma de ver la historia mundial, dominada hasta ahora por las narrativas occidentales, mientras que la era de los imperios europeos representa sólo un pequeño período de tiempo a escala histórica. Este cambio de perspectiva socava las ideas que uno podría tener sobre las relaciones entre colonizadores y colonizadores.

Investigadores como Engseng Ho y Sugata Bose afirman que el Océano Índico era una arena de reclamos competidores.

Las ambiciones del imperialismo británico, por ejemplo, fueron frustradas por otras igualmente grandes del Islam. El Océano Índico ha producido así un rico repertorio de ideologías transoceánicas, incluyendo el reformismo hindú y el pan-británicoismo.

Ideologías que finalmente han adquirido un carácter antiimperialista y alimentadas por ideas de solidaridad y no alineación afroasiáticas. En la Conferencia de Bandungen 1955, veintinueve naciones recién independientes se unieron para trazar un nuevo rumbo en lugar de alinearse con ambos lados de la Guerra Fría.

La iniciativa Cinturón y Carretera.
Shutterstock

Hoy en día, estas viejas alianzas están siendo socavadas por China e India, que están jugando codos para gobernar el Océano Índico. La estrategia de China, por ejemplo, se refleja en la ambiciosa iniciativa Belt and Road de establecer infraestructuras masivas de transporte y puertos y extender la huella del Reino Medio sobre gran parte del Océano Índico. En respuesta, el gobierno indio ha intensificado su actividad económica y militar en la región.

Fondos poco estudiados

Nuestro conocimiento se centra en lo que estaba jugando en la superficie y las profundidades del Océano Índico han alimentado poco la imaginación cultural o histórica. Sus aguas cubren casi el 20% de la superficie oceánica de la Tierra, y su punto más bajo no es otro que la trinchera de Java, de casi 8 km de profundidad. Sin embargo, como en otros lugares, gran parte de su fondo marino no está mapeado.

Les caractéristiques du plancher océanique déterminent les régimes climatiques, les concentrations de poissons et la dynamique des tsunamis. Les premières explorations des sociétés minières ont révélé des gisements riches en minéraux sur les évents volcaniques sous-marins, tandis qu’on découvre en permanence de nouvelles espèces.

Les fonds marins de l’océan Indien sont beaucoup moins étudiés que ceux des autres océans, pour des raisons purement économiques, étant bordé par des pays en voie de développement. La deuxième Expédition internationale dans l’océan Indien n’a été lancée qu’en 2015, cinquante ans après la première. Elle vise à mieux appréhender les caractéristiques océanographiques et biologiques de cet océan insuffisamment échantillonné, ainsi que son évolution.

Récif corallien des Maldives.
Shutterstock

À une époque de dérèglement climatique provoqué par les activités humaines, l’étude du monde sous-marin est devenue essentielle. L’océan Indien se réchauffe plus rapidement que tous les autres, retenant plus de 70 % de la chaleur totale absorbée par les eaux de surface depuis 2003. Les côtes de ses îles – les Maldives notamment – sont déjà rognées par l’élévation du niveau de la mer.

Les trajectoires des cyclones se déplacent plus au sud et leur fréquence augmente en raison du réchauffement océanique. La mousson, qui conditionnait la navigation sur l’océan Indien et les régimes pluviométriques sur ses côtes, perd de sa puissance et de sa prévisibilité.

Divinités, esprits et ancêtres

Si les profondeurs de l’océan Indien demeurent opaques à bien des égards, elles ne sont toutefois pas ignorées des imaginaires des peuples vivant à proximité. Les divinités aquatiques, djinns, sirènes et esprits ancestraux y dominent ; ce monde mythologique reflète le cosmopolitisme évoqué plus haut.

En Afrique australe, ce mélange s’avère particulièrement riche : esprits aquatiques khoïsans (les premiers habitants d’Afrique du Sud), djinns musulmans introduits par les esclaves du Sud-Est asiatique, ancêtres africains, dont l’un des domaines est l’océan, et idées sur le romantisme de la mer répandues par l’Empire colonial britannique.

L’ensemble de ces croyances et concepts se télescopent et transforment les corps aquatiques en sites riches de mémoire et d’histoire. Ils ont été explorés dans le cadre du projet Oceanic Humanities for the Global South. Les travaux de Confidence Joseph, Oupa Sibeko, Mapule Mohulatsi et Ryan Poinasamy explorent l’imaginaire littéraire et artistique des eaux créolisées de l’Afrique australe.

La science-fiction afrofuturiste se tourne également vers les profondeurs de l’océan Indien. Floating Rugs de l’autrice sud-africaine Mohale Mashigo se déroule dans une communauté sous-marine sur la côte est de l’Afrique du Sud. Les livres de l’écrivain mozambicain Mia Couto associent depuis longtemps les mythes des sirènes à la biologie marine. Le roman The Dragonfly Sea de l’écrivaine kenyane Yvonne Adhiambo Owuor relie les routes maritimes afro-asiatiques contemporaines au monde sous-marin.

Exploitation minière des fonds marins

L’exploration des fonds océaniques ne relève toutefois pas seulement de la science-fiction. L’Autorité internationale des fonds marins, une branche des Nations unies en activité depuis 2001, est chargée notamment de parcelliser les zones minières marines potentielles. Elle a accordé des contrats d’exploration dans l’océan Indien.

Dans le même temps, les chercheurs ont découvert un nombre étonnant de nouvelles espèces dans les profondeurs de ces mêmes sites.

Ferme perlière sous-marine.
GettyImages

On le sait, le monde sous-marin est pillé depuis longtemps. L’histoire de la pêche à la perle dans l’océan Indien – comme chez Jules Verne, dans l’une des scènes clés de Vingt mille lieues sous les mers – se poursuit aujourd’hui avec le trafic d’ormeaux. En tenue de plongée, les braconniers de la côte sud-africaine récoltent ces mollusques pour les vendre sur les marchés asiatiques, associant ainsi les fonds marins aux réseaux criminels de l’océan Indien, en empruntant le même réseau que les anciennes routes commerciales.

Parfois, ces routes recèlent des merveilles. Sur l’île du Mozambique, par exemple, les éclats de poterie bleue qui étaient commercialisés sur les côtes de l’océan Indien font aujourd’hui l’objet de véritables chasses au trésor. Si certaines de ces trouvailles sont vendues par des marchands d’antiquités, d’autres fournissent des preuves cruciales pour la recherche archéologique maritime. Récemment, le Slave Wrecks Project a découvert des épaves de navires négriers fournissant des signes matériels de la traite transatlantique des esclaves et permettant de la relier à l’histoire de l’esclavage et de la servitude dans l’océan Indien.

Les anciens fronts de mer des villes portuaires de l’Afrique de l’Est comme Mombasa, Zanzibar et Lamu sont dominés par des bâtiments d’une blancheur éclatante. Cette architecture rappelle la tradition séculaire qui consistait à utiliser le corail blanc pour la construction des maisons, mosquées et tombes qu’on recouvrait ensuite de chaux obtenue à partir de coquillages et de coraux. Ainsi parées, les villes portuaires étaient lumineuses et visibles de loin par les navires entrants.

La vida submarina oceánica y la historia humana siempre se han entrelazado. Hoy en día, escritores, artistas y académicos están aumentando cada vez más la conciencia de este vínculo.


Traducido del inglés por Karine Degliame-O’Keeffe para Fast ForWord

Isabel Hofmeyr,Profesora de Literatura Africana, Universidad de Witwatersrand Charne Lavery,Profesora y Asociada de Investigación, Universidad de Pretoria

Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo licencia Creative Commons. Lea elartículo original.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here