Las 5 mejores formas de explorar la gastronomía y la cultura de San Sebastián

0
23
Escrito por: Lucy Morgan

Con montañas a poca distancia en coche y proximidad a Biarritz, Bilbao y Santander, San Sebastián es una base ideal para explorar la región vasca. Aquí hay cinco formas divertidas de descubrir lo que esta encantadora ciudad culinaria y cultural tiene para ofrecer.

Prueba los bocados más deliciosos de la ciudad en un recorrido por los mejores bares de pintxos de San Sebastián.

El casco antiguo y la ciudad nueva de San Sebastián están llenos de concurridos bares que sirven «pintxos», tentadores bocadillos de bar que se ofrecen junto con bebidas locales como sidra vasca, txakoli, vino espumoso, vermut y cerveza. Los pintxos van desde pan simple con aderezos como cangrejo fresco, jamón y queso hasta pescado frito, calamares cocinados en su propia tinta, carrilleras de buey y rica tortilla (tortilla con papas). Cada bar tiene su especialidad y es costumbre pasar de uno a otro para descubrir los mejores bocados que se ofrecen. Pero quizás la mejor manera de aprender los secretos culinarios de la ciudad es unirse a un recorrido gastronómico a pie, que lo llevará a través de los mejores lugares del concurrido y popular casco antiguo o lo ayudará a descubrir gemas ocultas en un vecindario más tranquilo lejos de las multitudes de turistas.

Súbete a un funicular para descubrir un parque temático antiguo.

La famosa playa de La Concha de San Sebastián está flanqueada por dos grandes colinas. Al sur de la playa, a los pies del Monte Igueldo, un edificio de principios del siglo XX alberga una inusual estación de tren. Los vagones rojos con asientos de madera suben por la ladera verde, llevando a los visitantes a una terraza panorámica con vistas a la playa y la ciudad. La colina está coronada por una torre, construida en 1855, que los visitantes pueden explorar. Pero la atracción principal es el parque temático antiguo que data de 1912, con autos chocadores, una montaña rusa de madera y carruseles, todos restaurados a su gloria original.

Descubre la cultura vasca en un precioso antiguo convento.

En el corazón del hermoso casco antiguo de San Sebastián, un antiguo convento dominico ha recibido un cambio de imagen del siglo XXI. Las actualizaciones han añadido una nueva ala, revestida de metal gris, con una geometría nítida que contrasta con las curvas y florituras del antiguo edificio de piedra dorada. Esta interesante pieza arquitectónica alberga el Museo San Telmo, un destino único que celebra la cultura vasca, tanto antigua como moderna.

En el edificio más antiguo, las paredes de la iglesia principal están adornadas con una serie de impresionantes frescos de principios del siglo XX. Del artista barcelonés José María Sert, estas obras de arte a gran escala retratan acontecimientos importantes de la historia vasca, muchos de ellos relacionados con el mar. Los vastos lienzos se exhiben casi en la oscuridad, cada uno suavemente iluminado por un cálido resplandor.

Otras salas del museo están dedicadas a la vestimenta tradicional, la comida local, la agricultura, el transporte y la artesanía. Una gran parte de la nueva ala alberga pintura y escultura vascas a lo largo de los siglos.

Sube una montaña a través de un bosque y contempla la ciudad desde una perspectiva de 360 grados.

En el extremo norte de la costa de San Sebastián hay una colina frondosa, el Monte Urgull. Los excursionistas pueden elegir entre varios senderos sombreados que serpentean a través de un bosque joven y pasan por puertas de piedra, muros y pequeños edificios para llegar a su cima a poco más de 400 pies. Los miradores a lo largo del camino permiten a los visitantes hacer una pausa y disfrutar de la vista de 360 grados de los tejados de la ciudad y las arenas de la playa de La Concha. Consejo profesional: Es un gran lugar para tomar fotos.

Esta colina formaba parte del sistema de defensa de la ciudad ya en el siglo XII debido a su posición ventajosa sobre el puerto, el mar y la tierra. Siguió siendo un importante bastión hasta principios del siglo XX. Hacia la cima, cuarteles, almacenes y una capilla conforman la pequeña fortaleza del Castillo de la Mota con imponentes cañones que recubren las paredes.

Quizás la característica más interesante, una estatua de Jesucristo de 40 pies está encaramada en la cima de la colina, vigilando la ciudad. Se trata de una adición relativamente moderna, que data de 1950.

Aprende a preparar platos clásicos vascos en una clase de cocina en el casco antiguo.

Si el tour de pintxos te deja con ganas de más, ¿qué tal si te das una clase de cocina vasca para recrear los deliciosos platos de San Sebastián después de salir de la ciudad? En una cocina profesional, justo en el centro del casco antiguo, un chef local (junto con un traductor) te guiará a través de algunos de los clásicos de la región.

Conozca los secretos detrás de la tortilla, una sabrosa comida reconfortante hecha de huevos y papas con un delicioso y derretido medio. Pruebe la tarta de queso vasca quemada, una bomba láctea absoluta de crema, queso crema y queso duro, con un exterior caramelizado y un centro sedoso que se hizo famoso por el bar local de pintxos La Viña. Experimenta con productos locales famosos como el bacalao salado y la Txuleta (filete de ternera) de primera calidad. Y no todo es trabajo duro: los estudiantes pueden comer sus creaciones, que se combinan con una copa de algo local y delicioso.

Fuente:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here