La Rioja: el termalismo, una alternativa para el desarrollo turístico y para la creación de fuentes de trabajo

0
6

Una de las alternativas al turismo convencional es la que ofrecen las termas, tanto por su contribución a la salud, como por la oferta de los entornos en que se hallan enclavadas. En la mayoría de las estaciones termales se ha sabido conjugar a la perfección dualidad salud y turismo, enriqueciéndola con nuevas ofertas de ocio.

Por iniciativa del gobernador Ricardo Quintela, la Provincia comenzó las investigaciones para desarrollar propuestas termales en distintos lugares de su territorio, como así también planificar inversiones que contribuyan a generar mano de obra en el sector. 

El ministro de Turismo y Culturas, Gustavo Luna, adelantó algunos de los proyectos referidos a esta alternativa turística, que tendrá su punto de partida con la creación de un Observatorio Provincial de Turismo Termal.

En este sentido, desde esta cartera del gobierno provincial ya se trabaja junto al Parque Eólico Arauco, referencia en materia de energía y turismo saludable, para lograr la identificación de los sitios termales de La Rioja. “El gobernador Ricardo Quintela nos encomendó esta tarea para desarrollar una nueva veta no sólo en materia de creación de destinos turísticos, sino como una fuente de empleo genuina y sustentable.

Si tomamos como ejemplo el desarrollo que logró Termas de Río Hondo en Santiago del Estero, que cuenta actualmente con 19 mil plazas hoteleras, nos encontramos con que se trata de una matriz turística con muchísimo potencial”, indicó Gustavo Luna.  Las termas son baños de aguas minerales provenientes de surgencias de aguas del interior de la tierra, las cuales emanan a temperatura superior a la del ambiente.

Las aguas termales pueden ir desde menos de 20 grados hasta más de 150º C y se originan por la filtración de agua, de lluvia o de nieve, en las capas inferiores de la tierra emergiendo en áreas de menor altitud.  El uso de los baños termales remonta desde la antigua Roma, o antes, donde adquirieron gran importancia como lugar de reunión.

Los beneficios para la salud son múltiples y dependen de la temperatura del agua y su composición química. Ellos favorecen la circulación sanguínea y la oxigenación, la temperatura ayuda a disolver y eliminar las toxinas del cuerpo, calma dolores articulares, o simplemente sirve como un momento de relajación total.   

En Argentina, es posible reconocer un proceso similar al europeo, podemos encontrar que desde fines del Siglo XIX comienzan a establecerse grandes hoteles termales (similares a las estaciones termales europeas) como el de Puente del Inca en Mendoza, Termas de Reyes en Jujuy o el de Rosario de la Frontera en Salta, orientados a determinados grupos sociales. Posteriormente se consolidarán nuevos destinos turísticos termales masivos como Río Hondo en la provincia de Santiago del Estero (fuertemente vinculado al turismo social y de la tercera edad) y Carhue en la provincia de Buenos Aires; o los exclusivos complejos termales de Caviahue y Copahue en la provincia de Neuquén. 

En Termas de Río Hondo, el proceso de transformación impulsado desde el estado como parte de una política de desarrollo local y regional, tiene como base la planificación turística, estos objetivos se empiezan a materializar en 1966 con la creación de la Corporación del Río Dulce, que mediante un Convenio de Asistencia Técnica y Financiera con el Consejo Federal de Inversiones (CFI) estableció el estudio del aprovechamiento de ambas márgenes del Río Dulce.  

El científico del CRILAR, doctor Pablo Alasino, habló sobre las estaciones termales en la provincia de La Rioja: “En la provincia hay diversas surgencias de agua termales, la cuales aumentan su temperatura a medida que se aproximan a la cordillera.

El lugar más conocido con fines turísticos es tal vez Termas de Santa Teresita.

Las manifestaciones termales en el área de Santa Teresita se localizan en el sector centro norte de la provincia de La Rioja, cercano al límite con la provincia de Catamarca.

El área posee aguas termales con temperaturas que llegan los 45º C, con un ph cercano a 9 y de muy buena calidad química, siendo predominantemente cloruradas y/o sulfatadas sódicas”. 

Argentina tiene un gran posicionamiento en el escenario termal internacional, la provincia de Entre Ríos, había sido designada en 2019 como la sede de Termatalia, la feria iberoamericana de turismo termal para 2020, pero la pandemia forzó su suspensión y fue ratificada como el escenario para 2021.

En 2014 Santiago del Estero fue sede de Termatalia, en ese mismo año más de 2 millones de personas realizaron actividades vinculadas al turismo termal en Argentina, cifra que posiciona al país como uno de los de mayor potencial en el desarrollo del termalismo de Latinoamérica.  El termalismo es historia pero también es presente. El reto pasa por infraestructuras adaptadas a nuevos servicios e innovación para formalizar propuestas de vanguardia para atraer a un turismo singular y exigente.

Fuente:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here